Exordio



Han transcurrido cuarenta años desde la creación de EXISTENCIALES - los tres primeros poemas de HEROIDAS TARDÍAS - en La Habana de mil novecientos setenta. Ellos darían comienzo a una solfatara espiritual - borboteando tormento - de la cual sobrevendría otra andanada de inspiraciones sincopadas en 1972; y cuya mengua a un par de clamores en 1973, terminaría finalmente en una queja ontogénica y serpentina - tras un hiato de cinco años - donde se enlazarían signos de contrición, reto y denuncia premonitoria.

El poemario - ovidiano en inspiración - recibió su nombre en 1978; justo al finalizarlo con la última composición titulada ONTOGÉNICO. Fue ese el momento que dí por terminada la erupción emocional - dislocada pero genuina - que caracterizó el período abarcado por los poemas.

Oculté el poemario HEROIDAS TARDÍAS - por temor al ridículo y al destape - durante muchos años. Pero como siempre me gustó y lo sentí esencial, estuve tentado a racionalizar su contenido. Ideé crear un prefacio explicativo de su título, y el porqué de los poemas. En realidad, la idea era infundirle al poemario alguna sensatez que suavizara la crítica vituperadora. Nada, inseguridad desechada felizmente. Eventualmente, aprendí a camelarlo con sosiego. Posteriormente, deseé dedicárselo - sin reserva alguna - a quien pudiera conectarse con los poemas de cualquier modo. No me importaba si para odiarlos, o disfrutarlos. Es suyo también.

Oliverio Funes Leal.
6 de enero de 2012.

Regalo para Descargar / Downloadable Gift